Pagina Principal
Pagina Principal
 
   ¿Cómo Invertir?
 
 
Guía para invertir en bolsa, y accesar a las Casas de Corredores de Bolsa.
 
 
 
 
 
 
    
Perfil del Inversionista  
Descargar Guia del Inversionista (.pdf)
  
 

En la Bolsa de Valores de El Salvador, pueden participar las personas naturales o jurídicas que dispongan de un excedente de dinero o capital, y que deseen obtener una rentabilidad atractiva por su inversión.

Para invertir en valores, el inversionista debe acudir a las Casas de Corredores de Bolsa, las cuales dependiendo de su perfil de riesgo y objetivos de inversión le ofrecerán distintas opciones para diversificar sus inversiones dentro del mercado de valores.

Cabe resaltar que la fortaleza de las alternativas de inversión que están disponibles en la Bolsa de Valores de El Salvador reside en su diversidad, que se potencializa por las combinaciones que se pueden hacer entre ellos. Gracias a esta flexibilidad, el mercado de valores salvadoreño puede cubrir satisfactoriamente las necesidades de cualquier inversionista.

Al momento de invertir, la persona debe considerar cuatro aspectos de suma importancia:

  • Liquidez , que consiste en la mayor o menor facilidad que tiene el dueño de un valor para venderlo.
  • Plazo , o periodo estipulado para el vencimiento de los valores (se determina al momento de que la emisión está siendo diseña y estructurada por parte de la empresa emisora)
  • Rendimiento de su inversión, el cual está relacionado con la tasa de interés del valor y su precio, o la rentabilidad de una inversión.
  • Riesgo , o la probabilidad de obtener resultados desfavorables en una inversión. En Bolsa, el Riesgo no es sinónimo de peligro, sino de Cautela.

En términos generales, existen tres tipos de perfiles de inversionistas:

  • El Conservador: Una de las actitudes más particulares que acompañan a este perfil, es que son personas que temen a perder. Probablemente han invertido el dinero de los ahorros de su vida o el pago de su pensión. Entonces, el temor a perder ese dinero, conduce al inversionista a colocar su inversión en instrumentos de menor riesgo. Una empresa también cabe en este tipo de perfil debido a que se rigen bajo las decisiones de una Junta Directiva o un Comité, siendo los altos mandos quienes deciden el rumbo de las inversiones y generalmente no invierten en productos riesgosos. El conservador tiene por objetivo mantener el capital invertido. Todas las personas que invierten quieren ganar, pero la meta de este tipo de inversionista es conservar su inversión. Por lo tanto, invierte un mayor porcentaje en Valores de Deuda a corto plazo, porque reciben los beneficios casi de inmediato y la característica de estos valores es que no presentan fluctuación en los precios.
  • El Medio Conservador: El objetivo de este tipo de inversionista va más allá de conservar su capital. Su meta es mantener el valor del dinero en el tiempo. Cada inversionista se debe sentir cómodo con su inversión, no todas las personas están dispuestas a tomar altos niveles de riesgo. La dinámica es encontrar el equilibrio minimizando el riesgo y maximizando la rentabilidad, lo cual es posible mediante una mezcla de inversiones dependiendo de los perfiles del inversionista.
  • El Agresivo: Este inversionista busca colocar su dinero en instrumentos de alta rentabilidad, pero lleva implícito un alto nivel de riesgo. Por muy agresivo que sea el inversionista, siempre tratará de conservar su capital. La mejor alternativa de inversión a largo plazo por la alta rentabilidad, son las acciones. Pero invertir en acciones conlleva a otro nivel de riesgo por ser instrumentos de naturaleza volátil en cuanto a precio.